La crisis que vivimos

Hoy vengo con una temática distinta a la maternidad y crianza, y disculpadme, por favor. Pero he creado este blog para expresar mis pensamientos, tal y como reza mi cabecera, y mi pensamiento hoy es este. Yo dejo mis cinco posts semanales escritos el fin de semana, durante las siestas de Pequeño G. y durante la semana, los edito y los publico, así es que hoy no tenía pensado hablar de esto, tenía preparado otro post, pero esta mañana, mientras desayunaba, he leído algo que me ha enfadado.

Estoy triste, mucho. Estoy avergonzada, mucho. No es posible que abra dos diarios digitales distintos y dos de sus noticias comiencen con la siguiente frase que me avergüenza: “la crisis humanitaria llama a las puertas de Europa”.

Ante esto, ¿qué piensas? ¿qué significa esta frase? Menos mal que llega a Europa porque si no ni me enteraría, es lo que se me ocurre pensar a mí, o, tiene que llegar hasta la puerta de mi casa para que la gente empiece a darle importancia al tema.

Vergüenza es lo que siento por el mundo en el que vivo, por el mundo al que he traído a mi hijo. Bueno no, miento, no es vergüenza por el mundo, sino por muchas de las personas que viven en este mundo y que, lamentablemente, lo manejan a su antojo. Llamadme ilusa, pero aún quiero pensar que el mundo tiene salvación.

Amigos, Siria vive en una guerra civil desde hace cinco años. Con esto quiero decir que lo que hoy ocupa todas las portadas de los diarios, de lo que todo el mundo habla, gracias a la foto de un pobre niño de tres años que nos puso los pelos de punta a todos, lleva mucha historia atrás. ¿Y no ha sido hasta ahora cuando Europa se ha enterado?

Sé que nada voy a solucionar con este post, y sé que acabo de comenzar la historia de mi blog y no sé a cuánta gente le llegará este mensaje, pero mi fin es simplemente invitar a todo el que lea esto a reflexionar unos minutos, a salir de nuestra ajetreada agenda un segundín y pensar en que el mundo te necesita, nos necesita a todos. Porque no quiero pasarme el día en la oficina, haciendo mi trabajo y pensando que es lo más importante y urgente del mundo, y llegando a casa, cansada, y jugar con mi hijo abstraída de la vida fuera de mi maravillosa burbuja. Quiero ser consciente de lo que hay, quiero saber relativizar, y quiero que todo ello lo aprenda Pequeño G.

Simplemente quiero hacer un apunte, quiero brevemente explicar qué es un refugiado. Desde el punto de vista legal, un refugiado es distinto a un emigrante. No se trata de gente que sale de su país para buscar otra oportunidad laboral, o simplemente “cambiar de vida” no. Se trata de una persona que no quiere morir bombardeada, que no quiere ver morir a sus hijos y que deja su casa, deja su trabajo, deja su formación (sí, muchísimos de los refugiados son universitarios, excelentes alumnos que hubieran sido los candidatos perfectos en las más exigentes de las entrevistas laborales en un país sin conflicto como el nuestro), y huye, huye simplemente porque quiere sobrevivir. Y entonces llega a Europa, en muchos casos, cruzan andando, recorren el Mediterráneo a pie, ¿te imaginas hacer eso con toda tu familia? ¿sin nada?…sólo espero que Europa esté a la altura y les sepa devolver el sacrificio que han hecho.

Buceando un poco por la red para ver cómo podía colaborar, me he topado con ciertas iniciativas que me llenan el corazón de esperanza: los barcos de rescate por el Mediterráneo de Médicos sin Fronteras me parece que realizan una labor fundamental, han ayudado a más de 10.000 personas a bordo de embarcaciones, Save the Children, una ONG con la que me siento identificada especialmente, quizá por aquello de que su objetivo principal son los niños, y una tiene su corazoncito, trabaja también en distintos países europeos para ayudar a niños refugiados y a sus familias, una iniciativa que me parece genial, viene de la mano de Amazon (siempre tan genial), se llama “lista de deseos” mediante la cual puedes comprar objetos de primera necesidad para enviarlos directamente al campamento de refugiados de la ciudad francesa de Calais. Los objetos donados se van a enviar a Francia el día 17 de septiembre.

Y acabo diciendo una cosa (perdón por el post tan largo) la clave está en la educación. Es la esperanza que me queda, las generaciones que ahora tenemos niños pequeños tenemos una grandísima responsabilidad, debemos concienciarlos de que el mundo tiene problemas y que no nos pueden ser ajenos, para que ellos, que gobernarán el mundo mañana, sepan hacerlo bien.

Muchas gracias por leer mis pensamientos.

Nos leemos pronto.

Mamá G.

9 comentarios en “La crisis que vivimos

  1. Yo estoy muy sensible con este tema, este finde me voy a Calais a llevarles provisiones que hemos recaudado y me he apuntado en la lista para acoger a niños refugiados en mi casa, a ver si así mi hijo coge conciencia de que tiene una suerte enorme simplemente por haber nacido en Europa! Un beso guapa. Viste la noticia de la periodista húngara agrediendo a los refugiados?? Que HP, despedida está por supuesto.😤

    Me gusta

    1. Madre mia…claro que lo he visto! Que verguenza! A un hombre y hasta a dos niños pegándo patadas!?! En que momento de tu vida se te ocurre pegar a un niño patadas?? En fin…enhorabuena por todo lo que vas a colaborar! Me alegra saber que hay gente comprometida y que quiere que sus hijos también lo sean! Un beso!

      Le gusta a 1 persona

  2. Esta historia ha interesado cuando los refugiados se han plantado en Europa en masa, hasta entonces ni mu..Y por supuesto, a nadie le importaban las muertes en el Mediterráneo cuando solo afectaba a Italia. O cuando solo nos afectaba a España. Es así de duro y de triste y de vergonzoso!

    Me gusta

  3. Pingback: Mi primer premio: PREMIO FT! | El día que llegaste

  4. Es un horror! A mí a veces, al ver a mi hijo, me da por pensar: lo feliz que juega, todo es nuevo para él, cada hojita que se mueve por el viento la mira, cada cosa que le digo me presta tanta atención…hay tanta inocencia en su vida. Es ajeno a los problemas, al mal, a la envidia, a las cosas malas…y sólo de pensar que un día sepa de la existencia de todas estas cosas…vaya mundo…Ojalá la generación que viene sepa hacerlo mejor…y crean más en la valentía, el amor, y respeto y la solidaridad! Nos iría mucho mejor!
    Un besito!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s