¿Por qué no me apasiona ir al parque?

Efectivamente, el hecho de ir al parque no es algo que me encandile precisamente. Ir voy, porque a Pequeño G. le gusta jugar con la arena, coger hojas, columpiarse, subir al tobogán,…pero si por mi fuera…otro gallo cantaría.

¿Por qué? Porque hay madres (y cuando digo madres, me refiero también a padres, abuelas y cuidadoras) que son bastante insoportables, las pobres.

Os pongo en situación. El parque al que vamos, está a un minuto a pie de nuestra casa, y es un parque bastante grande que agrupa zonas verdes abiertas, un pequeño lago, un parque para perros, un parque para niños mayores (más de 6 años), un parque para niños de entre 3 y 6 años y otro parque para niños de 0 a 3 años. La entrada a cada uno de estos parques está provista de su correspondiente cartelito contándote la edad del niño que tiene que haber dentro y las recomendaciones de seguridad básicas.

Pues bien, nosotros, por la edad de Pequeño G., siempre vamos al parque de los más pequeños, que está fenomenal para ellos, con un tobogán que me llega por la cintura casi, un arenero, unos columpios con correas, y unos animalitos diminutos en los que montar a los pequeñajos.

Me gusta especialmente este parque porque, además de tener su arenero, el suelo del parque es de arena y me encanta que Pequeño G. experimente con texturas, con elementos que existen en la naturaleza, que coja arena, hojas de los árboles que se caen, que arranque las cortezas de los árboles que hay,…además está bordeado de flores. La verdad es que es una maravilla, no es el típico parque urbano.

El problema es que la gente es especialmente pesada a veces. En este parque te encuentras con mamás de niños muy pequeños, muchos, como Pequeño G., ni caminan todavía, y todos se dedican a lo mismo: columpiarse, jugar en la arena, coger hojas, ir al tobogán…pero no entiendo muy bien por qué las madres tienden a comparar y a contarme las maravillas que hacen sus hijos. A mí me dan ganas de responder: ni aunque su hijo con 10 meses montara en bicicleta con los ojos vendados me importaría.

¿Por qué es así la gente? ¿Por qué ese afán de comparar? ¿De demostrar que su hijo lo hace todo antes que los demás niños del mundo?

Esto me cabrea especialmente, porque yo soy una persona muy tranquila a la que nunca le ha importado el qué dirán, ni me ha gustado la gente fanfarrona, ni me he juntado con ellos a lo largo de mi vida, creo que voy bastante a mi bola, que no hago daño a nadie, me preocupo exclusivamente de los míos y espero de los demás el mismo comportamiento.

En definitiva, todo esto viene porque ayer me escapé antes del trabajo a mediodía y pude ir al parque, que es donde Pequeño G. está hasta las 14.00 que se sube a comer aproximadamente. Allí me encontré con Pequeño G. que estaba con una niña y un niño.

En cuanto me vio no se quiso separar de mí ni un momento, sólo quería que le cogiera, y que jugara con él, cosa normal y corriente, desde mi punto de vista, porque soy su madre y porque al trabajar fuera de casa, una ve menos a su hijo y eso se nota en que cuando llego a casa, mi niño quiere estar conmigo más que con nadie durante un ratito, me da abrazos, besitos y estamos un rato los dos en brazos, momento que yo disfruto a tope, pero enseguida se le pasa y ya se pone a jugar tan normal con sus cosas, así que al ratito ya estaba tan normal y se puso a jugar con la arena.

Pues bien, las madres de la niña y del niño empezaron a decirme la mamitis que tenía mi hijo, que qué gracioso, desde tan pequeño con mamimitis (odio esta palabra…»itis» significa «inflamación» y se utiliza para designar una patología, por ejemplo otitis (oído inflamado), y yo no considero que querer estar con una madre sea una enfermedad ni una patología), que qué bueno que era mi hijo, lo tranquilo que era, que se podía tirar 3 horas jugando con la arena sin decir ni pío (no hemos estado 3 horas juntas en la vida, señoras), que qué es lo que le verá a la arena, que a su hija no le interesaba nada más de 2 minutos, que la dejas en la arena y al segundo ya quiere hacer otra cosa, que es muy inquieta, que por eso hacía esto y lo otro, que era espabiladísima, que el niño era un terremoto, que daba besitos, que sabía poner discos en el lector del DVD (¿qué proeza es esta?)…en fin…un millón de cosas más que hacían los benditos con 10 y 12 meses respectivamente que tenían.

A Pequeño G. le encanta la arena, y le dejas en el suelo y se entretiene mucho mirando andar a una hormiga cuando pasa (le encanta), coge hojas, me las enseña, las tira, coge puñados de arena y los lleva de un lado a otro…no sé, yo lo veo normal, es un niño de 12 meses, de hecho me gusta que sienta interés por la naturaleza y que le gusten este tipo de cosas. ¿Y por el hecho de que estuvo un rato entretenido jugando (hablamos de 15 minutos que estuve en el parque, que luego ya nos subimos a comer) dicen que mi hijo es un bendito que se entretiene con todo solo y que le puedes dejar ahí tranquilamente y acto seguido me empiezan a contar las proezas de sus criaturas? Y además se permiten opinar sobre la mamitis de mi hijo?

Pues podría haber entrado en el juego y empezar a contar lo que sabe hacer mi hijo (las cosas básicas que hacen los niños de esta edad, vaya: el cucú tras, las palmitas, señalar todos sus juguetes con entusiasmo, darte besitos, y decir adiós) pero no me voy a poner a jugar al “y yo más” porque siempre me ha parecido un juego que esconde algún complejo raro detrás, y yo, afortunadamente, no tengo complejos con respecto a mi hijo, no quiero que sea el más espabilado del mundo, ni el más travieso del mundo, ni el que más cosas sepa hacer del mundo, ni mucho menos tengo que demostrarlo ni ponerle a examen delante de nadie. Estoy feliz con él tal y como es, siendo como es me hace la persona más feliz del mundo, y no necesito que haga ecuaciones de segundo grado ni se sepa la lista de autores de la generación del 27 a día de hoy, por lo tanto, si lo que le apetece es jugar en la arena, que juegue, hay tiempo para todo.

¿Os pasa igual? ¿Por qué la gente se dedica a comparar niños y a tratar de demostrar que sus hijos son lo más?

Nos leemos pronto.

Mamá G.

11 comentarios en “¿Por qué no me apasiona ir al parque?

  1. mimamaviveennormandie

    Estoy de acuerdo en mucho de lo que dices! A mí no me pasa pero porque aquí no se relaciona la gente en los parques, la verdad… Y las madres están más preocupadas en decirles NOO y demostrar que “educan” a sus hijos que en dejarles jugar y relacionarse (flipo). Bueno, a tu tema, me parece increíble que te digan eso, porque es normal que tu niño quiera estar contigo al verte, y tú haces muy bien de “escaparte” en esos ratitos! Pasa y no prives a tu chiquitín de ese espacio tan maravilloso que describes!
    Besotes

    Me gusta

    1. Si jaja nosotros cuando vamos a Francia al parque, las familias están todas separadas. Aquí lo típico es que se junte un grupillo de madres por cada banco, allí es verdad que me ha llamado la atención que no hablan entre sí! Culturas distintas! Y respecto a lo mío, no hay más remedio que pasar…es lo que hago! Gracias! Un besito!

      Le gusta a 1 persona

  2. Fíjate si me siento identificada, que mientras te leía, pensaba que tu entrada la había escrito yo, jajaja.
    100% de acuerdo contigo. Ir al parque me da pereza por las bobadas que tengo que escuchar. Las comparaciones. Sieeeeempre es lo mismo:
    -¿Qué edad tiene? (uuuy… sieeeempre dicen «casi» igual que el mío…. -aunque se lleven años-)
    -¿A qué guardería va? (uuuuy… dices que no va y ya te hablan de lo bien que les va a los suyos y los incontables beneficios que tiene…)
    -¿Come bien? ¿Cuánto pesa? (uuuuy… el mío come de lujo, el mío pesa no sé cuánto más que el tuyo….)
    Bla, bla, bla…. Suma y sigue.
    Consejos doy, que para mí no tengo.

    Ayer mismo, me harté de que me miraran raro porque mi hijo se puso a llorar (típica rabieta), que parece que sus hijos nunca lloren. Le cogí en brazos y nos fuimos a la biblioteca que nos queda cerca de casa. Prefiero irme allí y buscar cuentos juntos. Además tenían aire acondiciondo, que con el calorín que hacía en el parque, se agradecía.

    Santa paciencia. Y habrá que ver el panorama cuando empiecen en el colegio.

    Un abrazo!

    Me gusta

    1. Jajaja lo de la guardería me lo dicen a mí también constantemente hija…qué suplicio! Pero hasta mis propias amigas cuyas hijas van a la guardería! Que espabilan mucho, que les viene muy bien! Me parece estupendo! Yo no llevo a mi hijo a la guardería con 12 meses porque no me apetece y punto. Hiciste muy bien de llevartelo a la biblioteca! Me parece un planazo! Santa paciencia como tú dices! Un besote!

      Me gusta

  3. jajajaj, pero qué hace un niño de 10-12 meses???? porque el mío es el tercero, con lo que deduzco que va a espabilar rápido, pero vamos, también s epuede uqedar 1 hora en el suelo jugando con el mismo juguete…chica, unos son movidos, otros tranquilos…los míos mayores eran tranquilos de bebés y ahora son movidos…van cambiando!!!!

    Me gusta

  4. Siempre hay alguna q eso de comparar «y el miomas y el mio mas» les rechifla…da pereza pero hija hay q llevar a los nenes al parque a que jueguen y desfoguen con otros nenes.. Busca busca q alguna Mami maja habrá!! Un besote!

    Me gusta

  5. Yo no puedo con las compara iones, Baby Enzo es un vago total con siete meses no se quiere ni sentar y otros con su edad casi gatean.. Pero me da igual señoras! Es mi bebé, es divino y ya tendrá tiempo para corretear cuando a el le apetezca… Que manía con competir a ver que bebé es el mas…ni caso, pero siempte hay madres muy majas con las que hablar y desahogarte … Jeje😉

    Me gusta

  6. A mi me encanta el parque!! vale….hago trampa. En mi caso, mi parque está vacío de madres, y de niños. jajaja. Aquí los niños suelen jugar en la plaza, donde los papis pueden vigilar desde el bar. vamos, que en el parque no me peleo con nadie, pero entiendo perfectamente tu posición, yo de estar en tu lugar también lo odiaría. En cambio de donde si me fui fue de varios grupos de whas de madres donde pasaba lo que dices, esas absurdas competiciones y esos intentos de quedar por encima unas de otras.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s