¿Bebés a la carta? ¡NO!

Buenos días de viernes! Ya sabéis lo que me encantan los viernes!! Tanto que están dentro de mi lista de La Felicidad.

Bueno hoy vengo con una noticia que leí ayer mismo: Kim Kardashian y Kaney West han elegido el sexo de su bebé. No es una noticia nueva pero yo no estaba al tanto (tampoco es que siga yo mucho al clan Kardashian) y llegué a ella a través de otra. Os la dejo aquí, por si os interesa.

Y como siempre que leo una noticia relacionada con la maternidad, que, de algún modo, me hace reflexionar sobre algo (al igual que en este y este post) os la cuento para conocer vuestras opiniones.

La revista Us Magazine decía que esta peculiar pareja fue sometida a un proceso de selección del sexo de su bebé, del que ella todavía está embarazada, a través de la fecundación in vitro.

La pareja tiene una niña ya, y claro, querían la parejita. Por lo visto, a ella sólo la implantaron embriones masculinos.

También he leído en otra publicación que el precio de este tratamiento, que imagino que lleva incluida la selección de embriones, les costó alrededor de 17 mil dólares.

Para mí una de los derechos más importante y más preciados de los que disfrutamos es la libertad, y no seré yo quien me meta en lo que cada uno quiere o no hacer con su vida.

Pero dejadme, por favor, apuntar algo. Me da miedo.

Me da miedo pensar hasta dónde podemos llegar. ¿Cuál es el tope de las ansias del ser humano por controlar todo en la vida? ¿Acaso no tiene tope? La selección embrionaria tiene un tinte moral y bioético, que tiene mucho que decir en esto. Se empieza por seleccionar el sexo de tu bebé y se acaban realizando controles de calidad genética de embriones. Miedo.

Yo siempre creo que hay algo que existe, llámalo X, llámalo casualidad, llámalo Dios, llámalo como quieras, (a mí me gusta llamarlo Madre Naturaleza), pero siempre he creído que las cosas pasan por algo, y más aún desde que he sido mamá. Sé que fue Pequeño G quien nos eligió, no nosotros a él. Nosotros quisimos tener un hijo, y de entre todos, el que estaba preparado para venir, el que quería estar con nosotros, el que quiso llegar a nuestras vidas para iluminarlas, fue Pequeño G. ¿Y por qué él y no otro embrión prosperó?

Hay quién puede responder que se trata de la rapidez del espermatozoide, ya está, el espermatozoide que traería a Pequeño G era el más rápido, y el óvulo que sólo puede ser fecundado una vez, en cuanto lo admitió, listo el bote, empezó a surgir el proceso.

Sin embargo, yo creo que si lo llaman milagro de la vida es por algo, y de verdad a mí me parece que la concepción de un bebé, el cómo el cuerpo de una mujer puede cambiar, cómo sus órganos vitales pueden moverse y seguir funcionando en otros sitios distintos para dejar hueco al bebé, cómo la mamá y el bebé pueden conectarse antes de conocerse, cómo una persona puede crearse dentro de otra, eso me parece un milagro, y me parece magia la mirada de un niño y su madre, y el amor tan grande que siente una madre hacia su hijo, que hasta darías tu vida si con ello consiguieras librarlo de problemas. Eso es algo que trasciende la física, la ciencia y la biología. Eso es algo mágico.

Y yo me pregunto, ¿por qué algo tan mágico, hay quién se empeña en alterarlo? ¿Por qué elegir el sexo del bebé?

Me preocupa el hecho de que esto se empiece a generalizar, que la gente se crea que puede manejar este tipo de cosas, no me gustaría que acabáramos eligiendo a nuestro bebés a la carta, ¿rubio o moreno? ¿más listo? ¿con menos disposición a padecer no sé qué enfermedad? No me gusta pensar que pueda llegar el día en que la selección genética de embriones esté a la mano de todos y la usemos porque constituya “lo normal” en nuestra sociedad. Creo que alterar genéticamente así a nuestros embriones se puede convertir en un arma de doble filo. Puede ser peligroso. Puede acabar en una selección perversa.

Indagando sobre el tema, leí un comentario del prestigioso genetista Jacques Testard, que venía a decir que este tipo de selección embrionaria conduce a la “exclusión indolora” de posibles niños gracias al examen de concebidos, y que al final, en cifras, es decenas de veces más numeroso que el de los fetos sometidos al diagnóstico prenatal. Por lo tanto, resumía diciendo que la selección embrionaria está evitando el nacimiento de niños con características genéticas que no justifican oficialmente el aborto (si es que un aborto se entiende justificado alguna vez).

Sobre los controles de calidad genética de embriones, Michael Kirby, miembro del Comité Internacional de Bioética de la UNESCO parece que piensa igual que yo y lanza esta batería de preguntas: ¿Dónde comienza y dónde acaba este proceso de eliminación de la vida humana? ¿Puede admitirse este intento de erradicación de cualquier mínimo defecto genético eliminando al mismo ser humano? Me tranquiliza saber que no soy la única a la que le da miedo. Y es que es verdad, parémonos a pensar, un segundo, por favor, la ciencia lo conseguirá, llegará el momento en que tengamos nuestro ADN en una placa petri y que podamos seleccionar: no enfermedades de ningún tipo, no problemas de conducta, no alteraciones mentales, rubio, ojos azules, alto, guapo, chico. ¿Qué va a pasar entonces? Que la raza humana acabaría extinguiéndose, porque no somos más listos que la Madre Naturaleza. Porque hay que mantener un equilibrio, entre chicos y chicas, entre gente con unas enfermedades y gente sin ellas, porque así es la vida, porque así tiene que ser para poder preservar la raza, ¿qué pasa si todos queremos niños? Pues que no habría tantas niñas como para convertirse en madres y preservar la raza, porque habría una superpoblación de niños. Y así con todo. ¿Qué pasa si ya nadie muere? Pues que no podríamos tener cabida en nuestras ciudades, la raza humana no encontraría espacio en la Tierra como para seguir viviendo, que los mayores no tendrían dinero tras jubilarse, porque no habría jóvenes suficientes para pagar pensiones (ya casi no hay…), el sistema nunca funcionaría así.

Por eso decía lo de la selección perversa. La Madre Naturaleza hace su trabajo, y lo hace bien. Todo está relativamente equilibrado y pensado para que podamos seguir viviendo, para que podamos seguir reproduciéndonos, y para que podamos seguir criando a nuestros bebés para convertirlos en adultos con principios y moralmente responsables.

¿Qué pensáis? ¿Os parece, igual que a mí, un arma de doble filo? ¿Hay que tener cuidado con la selección genética de embriones?

Que paséis un finde estupendo!! El lunes os cuento nuestro taller de estimulación musical temprana de mañana!! Qué ganas!

Besos!

Mamá G.

18 comentarios en “¿Bebés a la carta? ¡NO!

  1. Uf menudo debate! No estoy a favor de que se pueda elegir una característica física de un futuro bebé, pero si a favor del diagnóstico de posibles enfermedades, porque…. Si los progenitores tienen una alteración cromosomica que conlleva a abortos o enfermedades mortales, no está bien que la Ciencia pueda ayudar a esa pareja a tener hijos sanos? Me parece injusto que dejaremos todo en manos de la naturaleza, ya que yo, sin la Ciencia, no estaría ahora embarazada de Lucía.
    Creo que en este tema no puede ser todo blanco o negro, es mejor dejarlo en un gris sutil. Al menos es mi opinión! Un beso!

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo no estoy de acuerdo en manipular genéticamente a un embrión, en prácticamente ningún caso. Por supuesto, no hablo de que la ciencia ayude a que mujeres que quieran tener hijos los puedan tener, es muy distinto. Esto último me parece estupendo. No creo que haya que reducir el debate a estar o no a favor de la ciencia. La ciencia es progreso, y todo lo que nos pueda ayudar, bienvenido sea, pero un mal uso del progreso tiene, desde mi punto de vista, un resultado no deseado. Tampoco yo estaría aquí ni mi hijo tampoco si no nos hubieran practicado una cesárea. El que la ciencia avance está bien, pero no creo que debamos usarlo para «seleccionar» a nuestro hijo. Un besito!

      Me gusta

      1. Yo estoy de acuerdo con Marga. Yo lo veo justificado en aquellos casos que los padres tienen una enfermedad genética o es causa de abortos. Si le puedo ahorrar a mi hijo nacer con malformaciones, por que no? Si podemos evitar un aborto, pq no? Yo tb he tenido un hijo por FIV y si hubiera hecho falta seleccionar embriones lo hubiera hecho… Es mi opinión debido a todo lo q me ha tocado sufrir para ser mamá. Me hubiera encantado quedarme embarazada como tú pero la naturaleza no me lo dio… un besazo!

        Le gusta a 1 persona

      2. No sé si estamos hablando de lo mismo, a lo mejor no me he explicado con la suficiente claridad. Yo no hablo de la aplicación de la ciencia en caso de que una pareja no puede quedarse embarazada por problemas (ni genéticos ni de ningún tipo), hablo de caprichos, como el caso de la noticia, y hablo de aplicar los avances de la ciencia en crear en parejas sanas y niños aparentemente sin problemas, niños sin posibilidad de desarrollar en un futuro ciertas enfermedades, porque por mucho que nos duela a todos, eso es parte de la selección! A toda madre le gustaría que su hijo no desarrollara nunca ninguna enfermedad, pero estoy convencida de que si se hiciera eso, la raza desaparecería. Como le he dicho a Sra Jumbo, me parece estupendo aplicar la selección embrionaria en los casos que entiendo justificados. Un besito!

        Le gusta a 1 persona

  2. Pues yo no me había enterado de esto!!! Yo solo estoy a favor de «elegir» en los casos en los que para salvar a un niño, el donante ha de ser un hermano «a la carta». Me refiero a casos donde si o si, tiene que ser niño o niña para donar o cualquier cosa así. En el caso de vicio, es que no me parece ni medio normal.

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente de acuerdo contigo! Tal y como le he dicho a Marga no lo veo justificado en casi ningun caso y el unico en que sí lo veo justificado es cuando hay que salvar a un niño a través de su hermano. Elegir por elegir nunca está justificado, desde mi punto de vista al menos! Un besote!!

      Me gusta

  3. Me parece una barabaridad lo que han hecho esa individua y su pareja. Una cosa es poder seleccionar un embrión que sepas que no lleva carga genética con alguna enfermedad grave congénita, o en el caso que plantea SraJumbo cuando se decide tener otro hijo y necesitas un sexo específico para salvar la vida de otro hijo.

    Personalmente no estoy a favor del aborto (para mi persona, se entiende), pero entiendo que cada madre es libre de decidir si quiere continuar o no un embarazo cuando el bebé no viene bien -o si le da la gana (eso sí que no lo entiendo, la verdad)-.

    Otra cosa es decidir el sexo del bebé porque quieres la parejita, o porque quieres una cosa u otra según tu santa preferencia. Lo veo un poco aberración del doctor Moreau. Es triste, es patético, es injusto y carece, a mi entender y parecer, de ética moral.

    Un tema para debatir largo y tendido porque hay muchos matices.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente de acuerdo! Hay casos justificadísimos pero hay otros que claman al cielo! Personalmente no entiendo los abortos tampoco. Creo que si no quieres tener un hijo, no tienes por qué no darle la posibildad de vivir. Hay más opciones, dalo en adopción, hay muchas parejas que le querrían muchísimo, pero no le interrumpas su proceso a la vida por qué tú no quieras un hijo! Para mí el bebé es bebé desde que está en la tripita de la mamá, no desde que nace! un besito!!

      Le gusta a 1 persona

  4. Hombre, a mi eso de elegir el sexo del bebe simplemente por preferencias me pone los pelos de punta y la clínica que lo haga debería mirarse qué tal llevan la moralidad :S… como decís, casos en los que sabes que algún padre es portador de alguna enfermedad o la necesidad de un hermano «a la carta» son casos que justificarían esta selección genética. Lo malo es que como con dinero se puede todo, un rico puede pagarse el capricho de querer una niña rubia con ojos azules… y lo peor es que las clínicas lo hagan. Los pelos de punta me has dejado!! Buen fin de!! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  5. Pues yo no estoy de acuerdo. Me parece que la ciencia tiene que ayudar a avanzar pero de ahí a ser utilizada como un medio para conseguir un «capricho» ya me da miedo, como a tí. Hasta dónde vamos a llegar? Lo mismo con mujeres ricas que a sus 60 años quieren tener hijos y se someten a un sinfin de procedimientos porque ahora, a esa edad, se les antoja ser madres. No señores. La naturaleza es sabia y la edad para ser madres no está en los 60 años (salvo algún caso raro). Qué vida le espera a ese bebé? En fin….

    Le gusta a 1 persona

  6. Ufff, menudo debate!
    A mi estas cosas me dan miedo. Creo que no se debería elegir el sexo (y mira que yo me muero por una niña, jaja), el color de ojos, etc. Sin embargo hay casos en los que si lo veo justificado como por ejemplo el caso que pone la Sra. Jumbo.
    Difícil tema has propuesto hoy 😉

    Me gusta

  7. Totalmente de acuerdo contigo. Además de que pienso…que manera más ignorante de malgastar 17 mil dólares. En vez de utilizarlo para obras benéficas. O ahorros hasta para sus futuros hijos. El humano quiere ser Dios y lamentablemente lo que están creando son mas problemas en vez de solución. Todo por poder y control.

    Le gusta a 1 persona

  8. Es un debate que no puede dejar a nadie indiferente la verdad….. Por un lado, está la ciencia, que avanza a pasos de gigante en ciertos sectores. Nosotros, en veterinaria ya tenemos técnicas de selección de embriones muy avanzadas para la mejora genética de ciertas razas. Se aplica sobretodo a la producción animal y el resultado es que al final tiene que estar todo megacontrolado y que no siempre sale bien (la Madre Naturaleza, como dices, se abre camino).

    He seguido casos en humana pero todos eran enfocados para conseguir embriones libres de enfermedades congénitas en familias afectadas por ellas. Muchas de esas parejas ya tenían hijos o familiares afectados y, aunque pudieran quedarse embarazados de forma natural, me parece perfectamente lícito querer librar a la descendencia de esos genes letales o incapacitantes. Otros casos se dirigían a la obtención de un hijo sano y compatible con un hijo ya nacido y enfermo y a mi también me parece loable que la ciencia llegue hasta ese punto para lograr la sanación de un niño (aunque mucha gente entra en el debate de qué se hace con los embriones ‘descartados’ o si es lícito traer al mundo un bebé ‘solo’ para curar a otro. Ahí ya podríamos estar horas y horas debatiendo y yo seguiría del lado de los padres). En muchos de estos casos debe elegirse el sexo porque son enfermedades ligadas a cromosomas sexuales.

    Lo que no sabía es que se estuviera aplicando en humana en cosas tan nimias como ‘tener la parejita’. Eso si, yo viniendo de los Kardasian cogería con pinzas toda la información publicada. Sinceramente, quiero creer que no estemos llegando hasta ese punto.

    ¿Has visto la película Gattaca? Pues ahí tienes el futuro apocalíptico que nos puede llegar a esperar si estas técnicas prosperan hacia los caprichos de la humanidad. Y desgraciadamente, viendo lo tontos que nos hemos puesto, debe quedar más bien poco para llegar a ello.

    Un abrazo 🙂

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s