Llegó el momento

Buenos días a todos!!

En primer lugar, mis disculpas por no haber aparecido por aquí en algo más de una semana, pero hay una importante justificación.

¿Recordáis que aquí os contaba que necesitaba un cambio? Pues ese cambio llegó!

En la vida de una persona, a veces llega un momento que se convierte en punto de inflexión. Puede ser un hecho que nos acontezca, puede ser algo que veamos,… en mi caso han sido unas palabras de una persona cercana. «Así tampoco vas a ser feliz«.

Y es que muchas veces tendemos a «engañarnos» o «conformarnos», tratamos de creernos que nos va bien, que somos felices, porque por fuera eso parece. Yo tengo un buen trabajo, un buen sueldo, una familia a la que adoro, unos amigos estupendos, un marido que vale su peso en oro y al cual no puedo querer más y un hijo que es mi vida. ¿Qué más se puede pedir?

Pues aún así, algo no encajaba, pese a tener todas las notas, la melodía no sonaba bonito…y yo lo sabía, sabía por dónde desafinaba el tema…eran las horas, las horas del día que nunca eran bastantes, porque no podía emplearlas en mi hijo, tenía que robar horas al trabajo y al sueño para pasarlas con mi hijo…y eso no debe ser así.

Pese a saberlo, trataba de decirme a mí misma que tenía todo lo que a muchas personas les gustaría tener. Que había estudiado muchos años para estar en la cresta de la ola, y que en el fondo es ahí donde quería estar. Es lo que se llama engañarse a sí misma.

Por ello, por saber dónde estaba el problema, empecé a moverme, a intentar solucionarlo, a intentar encontrar una solución que me permitiera desarrollar mi carrera y mi profesión y criar a mi hijo. He estado meses buscando, entrevistándome con gente, trabajando duro,…hasta que un día esa persona me dijo la frase reveladora, la frase que hizo que en mi mente se oyera un «clic«: «así tampoco vas a ser feliz«.

¡Cuánta razón! No estaba encontrando nada que me convenciera. Sin perder mucho en sueldo, no encontraba un horario que me gustara, a lo mejor adelantaba una hora o dos la hora de salida, pero ello supondría llegar a mi casa tarde igualmente…

Así que tomé una decisión. Rápida pero meditada. La consulté con toda la familia, como se toman las decisiones en mi casa…todos me apoyaron, especialmente mi marido , que vive conmigo, que sabe lo que pasa por mi cabeza, y que sabe lo profundamente infeliz que me hacía el horario que tenía.

Sé que es la decisión correcta, porque cuando una decisión se toma sola significa que era lo que sentías pero que no te atrevías a decir en voz alta. Pues lo dije. Lo dije en voz alta, y todo el que me escuchó estuvo de acuerdo.

La vida es cuestión de prioridades. Está bien luchar por conseguir todo, yo he tratado de hacerlo. Pero el tiempo pasa, y mi hijo va cumpliendo meses y va creciendo, y entre tanta lucha que no parecía llegar a ningún lado, mi vida se iba pasando y yo me iba perdiendo el desarrollo de mi hijo, su día a día, sus despertares, sus siestas, sus horas de parque, sus meriendas, todo vamos.

Por lo tanto, ahora sí, soy feliz. No puedo quitar la sonrisa de mi cara. El tomar esta decisión ha sido como quitarme un peso de encima, algo que llevaba arrastrando y que no me dejaba avanzar.

Mi plan de vida desde el próximo martes es especialmente atractivo: ser mamá.

Muchas gracias por leerme, y por preguntarme y preocuparos durante este tiempo!

Un beso enorme!!!!!!!!

Mamá G.

27 comentarios en “Llegó el momento

    1. Es dificilísimo, la verdad. Pero estoy feliz porque lo he intentado, he tratado de aunar ambos mundos y por lo menos, en mi negocio, no se puede. Es un tipo de trabajo muy exigente, para gente con unas prioridades que no son las mías. Más no puedo hacer. Lo que desde luego no voy a hacer es perderme el día a día de mi hijo, que al final es lo que de verdad me importa…
      Muchas gracias por tus buenos deseos! Un besote!

      Le gusta a 1 persona

  1. Yo también he llegado a esa conclusión. Lo decidimos un poco después de la última experiencia laboral, entre mi Mozo y yo, y un poco después de hacer unas cuantas entrevistas en las que te entraba la risa por no llorar. Es una decisión que atañe exclusivamente a la familia, en mi opinión. Por familia me refiero al Mozo y a mi. En mi casa, mi madre no lo ha entendido y mi entorno me disculpa pero únicamente porque saben que el sueldo ofrecido siempre se ha movido entre la mierda y la más absoluta mierda (así de claro, voy a mancillarte el comentario xDDDD).

    El caso es que estoy satisfecha con la decisión tomada pero entiendo las circunstancias de cada uno, que son muy distintas segun el caso. Ahora mismo en mi entorno estoy viviendo la angustiada situación de Mami Reciente, mi amiga que ya tiene que plantearse el reincorporarse y no, no quiere. Pero tampoco quiere renunciar al trabajo soñado (que aún no tiene) y, joder, yo lo entiendo.

    Que hemos estudiado muchos años, nos hemos partido el lomo y a la hora de la verdad… parece que solo hay dos caminos y ninguno nos termina de convencer…. U_U.

    Yo solo digo que ojalá las cosas fueran de otra manera para poder conciliar de verdad. Mientras llega ese día (yo sigo peleando por ello en los tribunales a mi nivel), elijo quedarme en casa con mi Habichuela. Al fin y al cabo, somos mujeres sobradamente preparadas que somos capaces tanto de ser ejecutivas como de montarnos una escuela en casa donde hacer que nuestros churumbeles crezcan y aprendan jugando.

    Mucho ánimo con esta nueva etapa que se abre ante ti. Ya nos irás contando que tal va. Por cierto, ¿te has acogido a la fórmula de la excedencia? Mi amiga está dudando mucho si hacerlo o no. Yo le digo que si, que es su derecho pero claro, es decisión de cada una.

    Un abrazo 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Es muy muy complicado. La verdad…supongo que irá por sectores, o tipos de negocios…no lo sé. En el mío desde luego, no se puede hacer más…pero la vida es tiempo y el tiempo mal empleado o empleado en cosas que no nos satisfacen es parte de tu vida también y eso me estaba carcomiendo por dentro. Es una decisión familiar, y Papá G está 100% feliz y de acuerdo, por lo que, allá vamos. He tenido la suerte de que mi familia me ha apoyado, mi madre es la que se encarga de Pequeño G y ella misma ve el tiempo que pasa en su casa y no en la mía. Es un contrasentido traer hijos al mundo para que se pasen el día en casa de los abuelos (o guardería o chica que te lo cuide o lo que quieras)…Ella hizo lo mismo que estoy haciendo yo hace 25 años…así que entiende perfectamente lo que pasa por mi cabeza. Respecto a la excedencia no, no he pedido ninguna excedencia. Estoy de acuerdo que es tu derecho, y estoy de acuerdo contigo en aconsejárselo a tu amiga si no sabe seguro qué hacer con su vida. Pero yo lo sabía perfectamente…no voy a volver así que no tiene ningún sentido estar en una situación de excedencia. Me gustaría trabajar en un futuro, pero no será en este tipo de empresas.
      Muchas gracias por tus ánimos y tus buenos deseos! Somos unas campeonas y además nuestros hijos lo agradecerán como yo he agradecido toda la vida estar con mi madre 😉
      Besotes guapa!

      Me gusta

  2. Mi pequeño mundo gira

    Me alegro mucho por vosotros!! Es una decisión difícil pero que se toma con el corazón, ya sabes que yo estoy igual, llevo con mi peque desde que nació y no me arrepiento de nada, y mientras me necesite estaré ahí, yo me estoy planteando volver a trabajar pero solo a media jornada y cuando la peque acabe de adaptarse a la escuela, así que hasta enero no empiezo a buscar, si ella me necesita aún lo pospondré; enhorabuena por esa etapa tan bonita que te espera, disfruta!
    Besos

    Le gusta a 1 persona

  3. Todo en la vida son prioridades y saber colocarlas en su justo lugar. Estoy completamente de acuerdo contigo en que hay que buscar la felicidad y más de los peques ¿y sabes que? Que su felicidad muchas veces se encuentra con nuestra presencia. Así que ole por ti y disfruta muchísimo de esta nueva etapa. ¡Feliz lunes!

    Le gusta a 1 persona

  4. Me levanto y te doy un aplauso. Has tomado la mejor de las decisiones: la que te hace feliz y la que hará muy, muy, muy feliz a Pequeño G.
    Estoy de acuerdo con la forma en la que piensas. Es una pena que tengas que dejar atrás ciertas cosas, pero vas/vais a ganar mil veces más en calidad de vida y en felicidad a raudales.

    El tiempo pasa y nuestros hijos nunca volverán a ser pequeños. Nosotras sí podremos buscar trabajo más adelante. Muchas mujeres se sienten mal o infravaloradas si dejan sus trabajos para dedicarse a sus hijos los primeros años. De todas formas, siempre habrá alguien que nos señale, hagamos lo que hagamos. Parece que tenemos que estar para todo (a los hombres no se les exige lo mismo). En fin, esto es otro tema.
    Tengo en cola una entrada sobre el tema de la conciliación laboral-familiar, que NO existe en este país (alguna excepción habrá, espero). Vosotros lo habéis intentado en vuestra casa y no ha funcionado como esperabas. Qué te voy a contar que no sepas…

    Me alegro mucho de que hayas decidio ser feliz 🙂

    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Eso es lo que me estaba amargando la existencia justamente, que el tiempo con nuestros niños no vuelve. Ellos crecen y mientras tratas de aunar todo, de luchar, de seguir al pie del cañón, un día te despiertas y es un adolescente! Y si no sabes bajarte de la rueda de hámster a tiempo…te pierdes muchas cosas que no quería perderme!!
      A ver esa entrada tuya de la NO conciliación, me voy a recrear leyéndola!! jaja

      Besotes guapa y mil gracias!!

      Le gusta a 1 persona

  5. OLÉ TÚUUUU!!! jejeje Sí, señora. No hay nada mejor en esta vida que hacer lo que a uno le hace feliz. Y te lo has pensado y repensado y es lo que te pide el cuerpo. Yencima tu familia te apoya!! Y la carita de Pequeño G cuando ahora te quedes con él en casita va a ser para flipar!! Yo también tenía claro que iba a trabajar toooodo lo que pudiese antes de tener hijos pero una vez que los tuviese iba a bajar el ritmo considerablemente porque para mí, lo más importante es criarlos y disfrutarlos, que son lo mejor de nuestra vida, leche!! Lo malo es que alguno hay que te juzga como si fueses una vaga… tú verás… eso sí, resbalan taaaanto esos comentarios cuando eres feliz. Y vosotros lo vais a ser, que llevabas tiempo pidiendo a gritos tiempo para tu niño y me alegro de que lo hayas encontrado :). Ya habrá tiempo para volver a matarse a trabajar. Lo importante es criar a nuestros hijos, que nadie mejor que sus padres para acompañarles mientras crecen (con todo mi cariño para las abuelas). Un besote!!

    Me gusta

    1. Ayyyyssss pues sí, en el trabajo me han llamado loca de la vida…jaja Mucha gente no lo entiende, porque no piensa como tú, para ellos te vas a tirar tu vida por la borda, pero bueno…siempre hay gente de todo tipo, y así tiene que ser.
      Yo creo que es una muy buena decisión y que es lo que necesitábamos ahora. No significa que no quiera trabajar, SI QUIERO, pero en condiciones normales, por favor…jaja

      Muchas gracias por los buenos deseos guapa!

      Un besote!!

      Le gusta a 1 persona

    1. Pues sí, haces bien! Eso fue bastante duro!! Pero más duro me ha ido pareciendo a medida que ha pasado el tiempo…cuando ya reconocen perfectamente, lloran cuando te vas, se mueren de la alegría cuando vuelves…eso me mataba…así que ahora feliz!! Ya encontraré algo acorde a los horarios que quiero!

      Muchas gracias por los ánimos, guapa!

      Besotes!

      Le gusta a 1 persona

    1. Jajajaja lo del hermanito me parece que aún va a esperar un poco…pero no por falta de ganas eh!! Pero quiero vivirlo con Pequeño G también, que mira Emmanuele todo lo que te ayuda con Baby Enzo y todo lo que participa!! Eso vale dinerooo! jaja

      Muchas gracias! Un besote guapa!!

      Me gusta

  6. Pues cuando uno lo acaba viendo claro, no hay más vueltas que darle!! Yo te entiendo perfectamente, he tenido que decir no a algunos trabajos por no perderme la infancia de mis hijos, una cosa es trabajar unas horas al día o en un horario que permita conciliar y otra es llegar a casa casi sin tiempo para verles!

    Le gusta a 1 persona

    1. Justo! Una cosa es trabajar con una jornada normal y otra es llegar a casa para acostar al niño y fuera…es una pena…y yo creo que si decides ser madre es por algo…pero bueno, gente hay de todos los colores y comentarios también te encuentras de todos…

      Un besote guapa!

      Me gusta

  7. Bienvenida al super plan jaja. Yo decidí pasar al menos los 3 primeros años del niño cuidándolo, así que no trabajé apenas. (vale..cuento con ventaja, el jefe es mi marido) y ahora, tengo un acuerdo de jornada reducida jaja..trabajo menos que antes de ser mami, pero estoy con el, que es lo que me llena. Y es muyyyy gratificante 😉

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s