De vuelta

Ya estoy de vuelta!

El día 22 me despedí por un tiempo, porque quería aprovechar estas fiestas al máximo y sabía que no iba a tener demasiado tiempo. Los que tenemos parte de nuestras familias en otros países, tratamos de aprovechar los pocos días que nos vemos con ellos al máximo, y en nuestro caso, eso nos ocurre por partida doble.

El día 22 volamos a casa de mis suegros, allí no se celebra con tanta pasión como aquí el Año Nuevo ni la Nochevieja, por lo que siempre, es allí donde pasamos la Nochebuena y la Navidad. Además, los Reyes Magos no se celebran, ni es día festivo ni nada que se le parezca, por lo tanto, quien trae los regalos es Père Noel el día 25. Así es que allí nos juntamos, para pasar seis días. Fueron días estupendos, el tiempo nos acompañó enormemente, salvo un día que hizo malo, el resto pudimos hacer planes interesantes, como visitar el puerto (qué gozada), ir a mercadillos navideños (eso de tener un mercadillo navideño frente al mar, a mí que vivo en Madrid, me da la vida), jugar en el jardín de casa de mis suegros a la pelota, ir al parque, visitar amigos que hace tiempo no veíamos y pasar tiempo con toda la familia reunida. Por supuesto, Père Noel se portó estupendamente con Pequeño G, que recibió muchísimos regalos por parte de todos!

El día 27 pusimos rumbo de nuevo a Madrid, donde nos encontramos con mi familia londinense! Tenía especiales ganas de verlos, porque para mí, mi tío es muy especial y porque mi prima pequeña tan sólo se lleva dos años con mi hijo, y tenía muchas ganas de verles juntos. Y de nuevo, más días mágicos. Todo el día juntos, y cuando digo todo, es todo. En nuestro parque, en el zoo, en casa de uno, casa de otro…es lo que tiene de nuevo, verse muy poco hace que sientas que no quieras hacer otra cosa cuando estamos todos juntos.

Y, de nuevo otro año ha pasado. Me siento inmensamente afortunada, rodeada de amor y de los que más quiero. No puedo pedir más a la Vida más que nos quedemos como estamos. No me gusta hacer propósitos de año nuevo, porque cualquier día es igual de bueno que el anterior para soltar todo aquello que nos atrapa y hace daño y empezar a descubrirnos como somos, porque sólamente cuando nosotros mismos nos conozcamos bien, podremos mostrarnos ante el mundo así exactamente, aceptándonos y siendo conscientes de lo fascinante que es vivir y de lo fácil que es muchas veces.

Ya se ha ido todo el mundo, ya nos hemos quedado los de siempre (que ya está bien), ya se han acabado las celebraciones, los Reyes Magos, que son los últimos en venir, ya han pasado, han dejado sus regalos, y se han vuelto camino de Oriente para trabajar duro y preparar su visita del año que viene. Mientras les esperamos de nuevo, aquí seguiremos, trabajando, disfrutando, riendo, llorando, blogueando, creciendo, pero sobre todo, viviendo y viviendo plenamente.

Tengo muchos de vuestros posts por leer, me tengo que poner al día en todas vuestras vidas! De momento deciros que espero que hayáis pasado unas Navidades estupendas, rodeados de amor, de familia y de amigos, que hayáis acabado estupendamente el 2015 y hayáis empezado con muchas ganas este 2016, porque promete!!! ¿Qué nos deparará? Vamos a ir descubriéndolo poco a poco, día a día!

Muchos besos!

Mamá G.