Los productos que usa la Familia G

Hola amigas!!

Hoy vengo a contaros un post que quería acabar desde hacía mucho. Los productos que usamos en casa para el cuidado de nuestra piel.

De nuevo, esto no es un post patrocinado, ninguna marca me paga por decir nada, y todo lo que cuento a continuación es nuestra opinión personal.

Desde hace un tiempo me convencí de la importancia de mirar las etiquetas de las cremitas y los potingues que nos aplicamos. Y todo esto llegó a raíz de una erupción que tuve en las piernas durante mi embarazo: granitos, picor, rojez… Entonces fui al médico, y cuando digo médico, es a mi médico de cabecera  de toda la vida, y me recomendó caléndula.

Imagen: Fuente
Imagen: Fuente

Parece raro que un doctor tradicional, de toda la vida, el mismo que te ha recetado antibióticos cada vez que ibas con algún problema, coja y de repente te recete caléndula.

        ¿Qué beneficios tiene la caléndula?

La caléndula es una planta originaria de la región mediterránea, Egipto y Europa meridional y ha sido utilizada históricamente por sus propiedades medicinales.

Y no es para menos porque posee infinidad de propiedades: antiinflamatorias, antisépticas, antibacterianas, fungicidas, cicatrizantes, antiulcerosas, emolientes, coléricas, entre otras y además posee antioxidantes muy valiosos.

También mejora los forúnculos, las dermatitis, las grietas, la sequedad en la piel y las llagas.

En definitiva, no es el objeto de este post hablar sobre los innumerables beneficios de la caléndula, pero con esto quiero decir que fue en este momento de mi vida cuando empecé a tener conocimiento de que muchas veces podemos escoger.

Escoger entre lo tradicional, las medicaciones típicas, y una medicina alternativa, con componentes naturales en lugar de químicos.

No es que sea yo una fanática de la medicina natural, porque afortunadamente, no necesitamos muchos medicamentos, y por supuesto que me fío y siempre me fiaré de la medicina tradicional, de sus usos, siempre y cuando estén prescritos por un médico. No trato de comparar, simplemente me di cuenta de que el mercado ofertaba una serie de productos, llamados de biocosmética, cuyos principios activos son flores, raíces, hojas…que hasta entonces yo no había usado nunca.

La historia fue que fui a la parafarmacia a comprar caléndula y me dieron un bote naranja marca Weleda. Crema de caléndula. Pues bien, os aseguro que desapareció todo rastro de picor, de granitos, de rojez, todo, toda la erupción desapareció.

Imagen: Fuente
Imagen: Fuente

Desde entonces, siempre tengo un ejemplar de crema de caléndula en casa. Vale para casi todo. Piel seca, irritada, granitos que no sabes de dónde salen, todo.

Es así como descubrí los productos Weleda, que ni me paga ni me regala nada por decir lo que digo.

Cuando nació Pequeño G, estuvo muchos meses bañándose sólo con agua, nada de geles de baño, nada de cremas, nada de colonias infantiles. Un niño pequeño no necesita aún todo eso.

A día de hoy usa muy pocos productos, y los que usa son Weleda. Totalmente naturales, y funcionan de maravilla. Son:

  • Gel de baño de caléndula. Me encanta por que no contiene jabón, protege la piel de la sequedad y tiene extractos de caléndula que calman la piel y no irritan nada de nada los ojos en caso de contacto con los mismos.

Imagen: Fuente
Imagen: Fuente

  • Leche corporal de caléndula. Cuando le seco, le pongo un poquito de esta cremita, tanto en la cara como en el cuerpo. Es súper suave y huele fenomenal.

Imagen: Fuente
Imagen: Fuente

  • Crema para el pañal de caléndula. Me gusta usarla a diario, aunque no tenga rojeces, porque protege esta zona, que es mucho más delicada que el resto ya de por sí y además está continuamente tapada por un pañal…

Imagen: Fuente
Imagen: Fuente

Pequeño G no usa más productos. Estos tres son todo nuestro neceser.

Estoy tan encantada con esta marca que hasta yo me he pasado a la biocosmética y desde hace ya casi un año uso cremas de día,de noche y contorno de ojos de Weleda. Son la gama de rosa mosqueta. Me van fenomenal y además, pese a que los botecitos no son muy grandes, duran mucho, porque con un poquito del tamaño de un guisante grande te da para toda la cara.

Imagen: Fuente
Imagen: Fuente

Recientemente me he pasado también a la crema hidratante de después de la ducha, la mía es la de espino amarillo, que también tiene extractos de malva y de karité, un chute de vitaminas y de hidratación para la piel.

Imagen: Fuente
Imagen: Fuente

Estos son los productos que usamos en casa, tanto Pequeño G como yo. Y lo único que puedo decir es que estamos encantados, que son totalmente naturales y funcionan de maravilla!!

¿Conocíais Weleda? ¿Qué usáis vosotras?

Feliz miércoles!

Besos.

Mamá G.