Predecir el sexo del bebé: la tabla Maya

He de reconocer que este tema me encanta jiji

Me río mucho con cada vez que alguien trata de averiguar el sexo del bebé.

Yo siempre supe que mi bebé iba a ser un niño…no sé por qué pero lo intuí desde el principio. Hablaba con él en masculino sin darme cuenta y cuando supimos que estábamos embarazados y nos pusimos con el tema elección de nombre, en nuestro caso duró el tema 40 segundos. Yo sabía que era un nombre de niño, y barajaba dos: el que más me gustaba y el segundo, por si Papá G. no estaba de acuerdo, se los propuse, y para mi sorpresa, le encantó el que más me gustaba a mí. Así que así fue. Sin discusiones, sin listados, sin nada. Desde antes de saber el sexo del bebé sabíamos su nombre, y era un nombre de chico.

Efectivamente, las ecografías confirmaron que era un chico. Lo recuerdo muy bien. La eco de las 12 semanas, el ecógrafo callado mirando todo, y de repente acaba y dice “¿queréis saber qué es?” los dos dijimos que sí, a pesar de saberlo ya en nuestro fuero interno, “pues es un chico”, y entonces empecé a llorar. Lloraba de emoción, mi Pequeño G ahí estaba, en pequeñito pequeñito pero ya era mi Pequeño G oficialmente

Bueno, pues hasta la semana 12, todo el mundo se aventuró a decirme qué creían que era. Si bien es cierto que ganaba el “chico”, también hubo votos para la “chica”. Mi tía, por ejemplo, lo aseguraba totalmente, “va a ser una niña, ya lo verás”.

¿En qué se basan estos pronósticos? En mil cosas, la forma de la tripa, el embarazo bueno o malo que estés llevando, hasta lo guapa o menos guapa que estés (parece que si tienes un niño estás menos guapa…y yo siempre me vi monísima jaja).

A la gente le divierte adivinar el sexo del bebé basándose en estas creencias y en sus propios embarazos pasados: “yo tuve un embarazo horroroso y fue un niño, y en el segundo estuve fenomenal, ni me enteré y fue una niña, así que lo tuyo es niño seguro, vamos”. Ja ja! Me encantan

Pues bien, el último descubrimiento viene de la mano de una compi de trabajo. No sé si ya lo conocéis o no, yo no lo conocía y ahora nos pasamos el tiempo mirándolo entre todas viendo con quién ha acertado y con quien no! Estamos viciadas!

Se trata de la taba maya de embarazo. Aquí la tenéis.

tabla-maya

Por todos es sabida la grandeza de la civilización maya, en todos los aspectos, pero para esto, por lo visto, también fueron expertos. Al parecer, las mujeres maya eran capaces de conocer el día exacto en que darían a luz con un sencillo método: haciendo un nudo en una cuerda cada día de gestación que pasaba.

Además, se dedicaron a hacer estudios sobre la mamá y el sexo del bebé y a generar estadísticas, así que con ello, formaron una tabla para conocer el sexo del futuro bebé.

        ¿Cómo funciona la taba maya?

El funcionamiento de la tabla maya es muy simple. Tenemos dos ejes, el vertical marca edad de la mujer en el momento de la concepción (ojo! No del parto, en el momento en que concebimos a nuestros bebés) y el eje horizontal marca el mes de la concepción también.

Por lo tanto, se trata de mirar, en vertical, la edad que tenías cuando te quedaste embarazada, y en horizontal, el mes en el que te quedaste embarazada. Supuestamente, el resultado tiene que ser el sexo de tu bebé.

Así, si lo que quieres es una niña y tienes 30 años, por ejemplo, según la tabla maya deberías quedarte embarazada en los meses de enero, abril, junio, agosto, octubre o diciembre.

Yo no soy nada proclive a creer en estas cosas, siempre trato de buscar una explicación a todo, pero he de decir que conmigo ha acertado por completo y con mis compis del trabajo también.

¿Qué os parece? ¿Creéis en estas cosas? ¿Ha acertado la tabla maya con el sexo de vuestros hijos?

Besos.

Mamá G.