Preparando nuestro viaje (Parte I)

Buenos días amigas!

Ya es jueves!! Yupiii!!

Bueno, como sabéis, mañana salimos de viaje la Familia G al completo con Amiga del Alma 2 y Pareja, y Amiga del Alma 3 a pasar fuera el puente (en Madrid el lunes es festivo).

¿Cómo estamos? Con muuuuchas ganas.

La verdad es que en este momento de búsqueda de nuevas opciones, de hacer cálculos, de tratar de buscar un mejor equilibrio familiar, me viene fenomenal este pequeño break, vamos, lo necesito como agua de mayo.

El destino me apasiona, ya hemos ido, yo dos veces (la primera vez hace muuuchos años de jovenzuelas con Amiga del Alma 2) y Papá G una, pero nos da igual porque es una ciudad a la que volvería una y mil veces.

Cuando nos casamos Papá G y yo, hicimos un viaje de novios algo peculiar, cuando todo el mundo se estaba yendo a los combinados típicos, nosotros escogimos las ciudades que más nos gustaban e hicimos una ruta en coche por todas ellas (nos encantan los road trip), y ésta fue la primera de esa ruta. La primera parada, la primera ciudad que nos conoció como casados. Por eso es tan especial para nosotros y por eso me trae tan buenos recuerdos.

Por lo tanto este viaje lo cojo con muchas ganas, por desconectar un poco, por la ciudad en sí, porque nos juntamos Amiga del Alma 2, Amiga del Alma 3 y yo de nuevo (hacía mucho tiempo que no nos juntábamos para hacer un viaje), y por lo más importante, por vivir más aventuras con mi Pequeño G al margen de la rutina del día a día, porque me muero de ganas de ver su cara de emoción cuando ve el avión, porque me encanta enseñarle mundo (aunque él no se acuerde de estos viajes en un futuro) y porque me encanta vivir cada minuto del día con mi Pequeño G al lado.

Esta semana, ya sabéis que el trabajo no me ha dado mucha tregua, por lo tanto, como suele pasar casi siempre, no me ha dado tiempo a mirar todo lo que me gustaría y a preparar todo lo que hubiera querido, pero entre Amiga del Alma 2, los chicos y yo (Amiga del Alma 3 vive en otro país y tiene un horario de trabajo un poco contrario al del resto, así que no estaba disponible en los mails que han rulado sobre el tema) hemos tratado de planear un poco lo que ver, porque nos vamos tres días y la ciudad es inmensa, así que mejor priorizar y organizar un poco por adelantado y más viajando con un bebé. Por eso hoy vengo a contaros cómo hemos organizado este viaje llevando con nosotros a un bebé de 13 meses (la primera parte).

  1. Cuando os conté que nos íbamos de viaje, os pedí consejo aquí sobre si escoger un apartamento para todos o dos. Pues, al final hemos decidido, tal y como todas me aconsejásteis, coger uno para nosotros tres y otro para ellos tres. Lo bueno es que es un complejo con varios mini apartamentos y así podemos estar juntos pero no revueltos.
  2. Una vez que tuvimos los apartamentos reservados nos relajamos bastante y como siempre sucede no ha sido hasta esta semana cuando nos hemos puesto a planear qué ver. Pese a que tres de nosotros ya hemos estado en esta ciudad, Papá G y yo además recientemente (hace dos años), los demás no, por lo que quieren recorrer todos los museos más importantes de la ciudad. A mí me parece fenomenal, de hecho, cuando Papá G y yo estuvimos de luna de miel nos pateamos todos uno a uno, con nuestros audioguías en una mano y nuestra guía en la otra, para no perder detalle, es una ciudad que huele a arte, por donde pisas, cada paso es historia, y a mí no hay nada que me pueda gustar más que el arte y la historia (he aquí mi profesión frustrada). Por tanto llegó el dilema, es conveniente en uno de los museos reservar la entrada con antelación por internet para evitar colas, si no, son tremendas, y Amiga del Alma 2 me preguntó cuántas reservaba, pues bien esta vez hemos decidido renunciar a hacer este tipo de visitas, porque recorrer cuatro horas cada una de las salas de un museo (no es un museo cualquiera, es una obra maestra en sí), no es el mejor plan para Pequeño G. Como todo niño de 13 meses está en edad de explorar, de no querer ir en el carro más de lo estrictamente necesario, de tocar todo, de llevarse todo a la boca, de experimentar, y claro, plantarle al pobre 4 horas de carro por delante sin rechistar…ole las narices de los padres que hagan eso. Así es que, hemos tenido que generar un plan alternativo al tiempo que nuestros amigos estén allí. Y la verdad es que este plan alternativo pinta requetebien! Mucho más adaptado a un niño y además a Papá G y a mí nos permite ver cosas nuevas que no vimos en su momento.
  3. Solucionado este tema (la mañana del sábado estaremos divididos en dos grupos), se planteó el tema de las visitas guiadas a pie que contratas desde aquí. En otras ocasiones, viajando con mis padres y mi hermano, hemos utilizado estas visitas y la verdad es que están bastante bien, no suelen ser caras y te dan un paseo agradable por la ciudad enseñándote lo más importante y contándote sobre ello lo más reseñable. Sirven para conocer datos curiosos, la historia de lo que ves, y sobre todo para hacerte una idea de qué te ofrece la ciudad, para tú escoger en qué quieres profundizar y qué te interesaría visitar detenidamente. En esta ocasión, hemos mirado varias opciones de recorridos guiados y tan sólo una nos interesaba, sin embargo, la hora de quedada para comenzar el tour eran las 9.30 de la mañana. Conociendo a Pequeño G como lo conozco os digo que a esa hora ningún día está despierto. Imposible para nosotros estar a las 9.30 duchados y con Pequeño G desayunado, en ningún lado, por lo que también lo hemos descartado. Así es que finalmente no hemos contratado este servicio para nadie (parece que no somos los únicos a los que no les encanta madrugar jaja) por lo que estamos haciendo un listado de todo lo que nos interesa ver y lo haremos a nuestro aire.

Pues bien, estas son más o menos las primeras previsiones para nuestro viaje. Mañana os contaré la segunda parte, la que más miedo me da, las comidas…

¿Qué os parecen? ¿Habéis ido a algún museo con un bebé? ¿Cómo se ha portado?

Un beso grande y ánimo con el útimo empujón de la semana!

Mamá G.

12 comentarios en “Preparando nuestro viaje (Parte I)

  1. Con un bebé tan pequeño y a la vez ya tan mayor es imposible ir a un museo tradicional. De muy bebés, si, porque los calzas en la mochila y se quedan fritos. Más mayores, dosificándolos, también, pero ahora mismo vuestro plan es lo mejor que podéis hacer. En algunos sitios hay salas interactivas para peques pero con 13 meses seguro que no centra demasiado tiempo la atención, jejeje.

    Y lo de las visitas guiadas, si es con hora y veis que no podéis estar, pues para otro momento :p.

    A ver que depara la segunda parte y luego nos harás un post resumen de la realidad ^_^

    Un abrazo 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. La realidad será totalmente distinta a lo que cuento aquí jajaj verás tú! Es cierto que está en una edad entre el bebé y el niño y ahora tienes que quebrarte más la cabeza para hacer un plan…pero vamos con mucha ilusión así que lo pasaremos bien seguro! Ya os contaré! Muchas gracias por los consejos guapa! Un besote!

      Me gusta

  2. Me parece genial que al final hayáis decidido coger los dos apartamentos. Además, al estar en el mismo sitio, es casi como si estuviésis juntos.

    Respecto a ir a un museo con un bebé, yo creo que influye mucho el momento en que le lleves. Hay que procurar que no tenga hambre, ni sueño, o si le llevas dormido, intentar que no se despierte allí en medio -por si llora mucho o se estresa-. Mejor que sea visita cortita para no agobiarle. Con 13 meses aún lo veo peque si es un museo muy «denso».

    Nosotros este verano hemos llevado al pichón a un museo «de verdad» (antes habíamos estado en otros más cutrecillos). Fuimos al Pompidou (de arte) y la verdad que genial. Él iba andando o en brazos (según le impactase más o menos la obra jjjj -había instalaciones con sonido y movimiento-). Se portó fenomenal. Estuvimos como hora y pico o dos horas.
    Al final, como es normal, estaba ya un pelín activado. Así que yo me adelanté y me fui con él a mirar la tienda y mi marido siguió mirando más tranquilo (a la próxima me toca a mí). Fue lo que más le gustó, que se lo quería llevar todo (y yo también XD).

    Los recorridos guiados por la ciudad, creo que es mejor lo que vais a hacer, así a vuestro aire Mejor no tener horarios, ni cosas dadas por sentado. Con un bebé nunca se sabe 😉

    Que lo paséis genial! Disfrutad mucho.
    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Joé qué campeón está hecho el pichón!! Este museo no es como el Pompidou…son pinturas y pinturas y cero adaptado a los niños, nosotros estuvimos hace dos años y echamos toda la mañana, y la verdad es que no me fijé en si había o no más niños…pero no me arriesgo…nosotros a lo nuestro y ya nos juntaremos con el grupo para comer! Gracias por los consejos! Un besazo!

      Me gusta

  3. Yo para estas cosas soy muy cagueta y nunca me he atrevido a llevarlos a museos o sitios en los que hubiera que haber silencio. De pequeñito pequeñito llevamos a mi pequeñín mayor a un recital de villancicos y tuvo que estar fuera el papá de la criatura todo el concierto. Será también que mis peques no son tranquilos y necesitan correr, gritar… y eso de dormirse no va con ellos 😉 Besos

    Le gusta a 1 persona

  4. Yo llevé al mío a un museo pequeño cuando tenía 2 años y NUNCA MAS! jajaja. No lo llevé a propósito, queríamos ver las cuevas y subterraneos de la ciudad y antes de ver eso, teníamos pase para el museo, que no era muy grande. Pues horrible, lógicamente el niño se aburría y no paraba y yo me pase 10 minutos pidiendo que no gritase ni tocase nada para al final acabar saliendo a la calle con el mientras el museo lo veian los demas asi que no volvere a hacerlo hasta que sea mas grande. Buena decision la de los apartamentos, mas intimidad, pero estando cerca.

    Le gusta a 1 persona

  5. Que guay!! Pasarlo fenomenal.. Yo sí he ido a museos con bebés y todo ha ido genial, a pesar de creer que se aburrirían no fue así y disfrutaron el día más que nosotros que no pudimos ver nada y solo correteábamos detrás .. Jeje, un beso! Por cierto PequeñoG ya empezará a caminar dentro de nada, si no camina ya! Que divertido😂

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues todavía no camina! Se pone de pie y a lo major da un pasito o dos solo pero enseguida te llama para que le des la mano, es muy prudente jaja En nuestro plan alternativo hemos pensado en un museo más chiquitin que el que van a hacer nuestros amigos…ahí no me atrevo…ya os contaré! Besitos!!

      Le gusta a 1 persona

  6. Pingback: Planeando nuestro viaje (Parte II) | El día que llegaste

  7. Pingback: Nuestro viaje (Parte I) | El día que llegaste

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s